ARRIBA EL TELÓN/ Guillermo Terán

Me encontraba por la Colonia Providencia en busca de una galería que pudiera llamar mi atención cuando tuve la fortuna de encontrar la Galería Sánchez Villanueva ubicada sobre la Av. Pablo Neruda, aunque fue un hallazgo fortuito terminó muy rápido el gusto de haber encontrado dicho lugar.

Primero, es importante señalar que la galería es muy reducida y cuenta con dos niveles, a pesar de no contar con mucho espacio para exponer las obras, del poco espacio existente había gran parte desaprovechada, ya fuera porque las obras estaban arrinconadas o incluso había muchas que ni siquiera estaban colocadas sobre la pared. Aunado a esa desatención, los pocos cuadros en exhibición tenían muy poca o nula iluminación, lo que perjudicaba en cierta forma la apreciación de las pinturas.

Pero como no hay mal que por bien no venga, dentro de las diversas obras que parecía fueron parte de una exposición colectiva, hubo una pieza que llamó mucho mi atención, se trataba de una obra en acrílico titulada Teatro, creada por el pintor tapatío y docente de la U. de G., Sergio Murillo.

Se trata de una obra llamativa, aunque no cuenta con muchos elementos que la compongan, los pocos que se ven sirven para provocarnos toda una serie de sensaciones diversas, lo primero que destaca es la máscara blanca en la parte superior, un símbolo tradicional cuando se trata de referirse al teatro; por otro lado, se observa cómo la máscara está sacando humo de su boca y cubriendo por completo el resto de la pieza, un aspecto muy recurrente en algunas obras de Murillo.

Ambos elementos de la obra guardan un aire de misterio y secreto, evocando lo que sería una obra de teatro, donde no sabemos lo que sucederá en la misma. La máscara la podríamos interpretar como las distintas facetas que toma una persona en la vida misma, pues si lo pensamos bien, nuestra misma existencia podría considerarse una obra en proceso de creación. El humo bien podríamos pensar que representa el presente, que aparece como una cortina que no nos permite ver más allá de lo actual, lo que nos permite siempre vivir con gran expectativa.

Realmente la pintura de Sergio Murillo fue una grata sorpresa que resaltaba sobre las demás obras, y a su vez rescataba la situación en que se encontraba la galería, sería bueno que se pusiera atención en esos detalles para permitir que los asistentes puedan disfrutar su momento de estadía al interior del lugar.

Foto 1. Galería Sánchez Villanueva. Guadalajara, Jalisco.

Foto2. Teatro,de Sergio Murillo.

Autor de las fotos: Guillermo Terán

POSTED BY
POSTED IN
DISCUSSION 0 Comments